La imagen más típica de Béziers, con el puente viejo en primer plano y la Catedral en la cima de la ciudad

De visita en Béziers

publicado en: Europa, Francia | 0

Cada vez que tengo un fin de semana sin planes, tengo una imperiosa necesidad de llenarlo con alguna escapada. Es casi una obsesión. Lo bueno de vivir en Barcelona es que hay muchas opciones, incluso un salto a nuestros países vecinos, Francia y Andorra. Apenas unas horas y estás, por ejemplo, de visita en Béziers. Desde hace 5 años, los trenes de Renfe-SNCF cruzan la frontera y no es casualidad que haya ido 2 veces a Montpellier, 5 a Lyon, 2 a Toulouse… El Sur de Francia engancha por su cultura y te convence con el estómago. Acompáñame hoy en un paseo por Béziers.

Béziers es una de las ciudades más pintorescas del sur de Francia. Sus calles te dejan respirar esa elegancia tan típica de la arquitectura francesa, mientras su decoración te despiertan el gusanillo de la creatividad. Elevada desde las orillas del río Orb, Béziers domina el paisaje, vigilante en el horizonte. Acompañada por los hitos de la ingeniería del Canal du Midi, se antoja como una completa visita.

Cómo llegar a Béziers

El viaje a Beziers tienes varias opciones. Si tienes coche, desde Barcelona el trayecto son unas tres horas de viajes, 27€ en peajes y lo que te gastes en gasolina para 282 kilómetros. En autobús dispones de diferentes opciones desde 15€, aunque solo en promoción. Lo normal para subirse a un autocar es pagar 25€ a 50€ para 4 horas de viaje. Cuidado, porque algunos de los horarios son intempestivos, saliendo de Barcelona a las dos de la madrugada y llegando a destino a las seis, ¡cuando no han puesto ni las calles!.

Los trenes de Renfe-SNCF te llevan en pocas horas de Barcelona a Béziers
Los trenes de Renfe-SNCF te llevan en pocas horas de Barcelona a Béziers

Si lo que te gusta es la comodidad, opta por el tren. El viaje dura apenas dos horas y veinte minutos. Las ofertas de Renfe-SNCF a Francia comienzan en 25€ por trayecto con precios más habituales en 39€ a 50€ (como el bus, pero en mitad de tiempo). Renfe y SNCF son las compañías de tren de siempre en ambos países y llevan 5 años uniéndolos en una oferta cada vez más sólida. Viajar en tren de Barcelona a Beziers es especialmente interesante en verano, cuando ponen varios trenes adicionales para llevarte a veranear a la costa francesa.

¡ATENCIÓN VIAJERO JOVEN! Si tienes menos de 25 años, tienes un 25% de descuento en los trenes de Renfe-SNCF. Compra tus billetes directamente en la plataforma de Renfe-SNCF.

¡TRUCO VIAJERO! Si quieres viajar todavía más cómodo, la clase preferente de Renfe-SNCF a veces cuesta solo dos euros más. La primera clase de Renfe-SNCF incluye sala VIP en las estaciones españolas y asientos más amplios y enchufe propio.

La plaza del Ayuntamiento de Béziers
La plaza del Ayuntamiento de Béziers es una de las primeras que encontrarás llegando a la cima de la ciudad.

Viaje por el sur de Francia

Béziers es otra de las paradas en mis viajes por el sur de Francia.  Está en la región del Languedoc-Roussillon, que he estado visitando recientemente en diferentes escapadas, como por ejemplo a la de Narbona y Perpignan y en anteriores ocasiones a Montpellier. En este caso la combiné con Agde y Sète en el más tórrido fin de semana de todo 2018. Con los termómetros rozando los 40 grados, poca gente se animaba a salir a la calle. La playa está tan cerca que se produce un éxodo masivo en busca de la brisa y un buen chapuzón. Tal vez el mejor momento para visitar Béziers es la primavera y el otoño y no tanto las semanas centrales del verano. De todas formas, necesitaba reconfortarme de mi torpe viaje de verano, y el sur francés siempre tiene mucho por ofrecer.

La imagen que mas te encontrarás al buscar información sobre Béziers es la de su famoso puente medieval sobre el río Orb con la Catedral de Saint-Nazaire en la cima de la ciudad. Solo por eso, ya merece bajarse del tren al leer el cartel de Béziers, pero hay más. En un rápido paseo puedes disfrutar de sus calles, iglesias, catedral… Si tienes algo más de tiempo, puedes añadir las Esclusas de Fonserannes, que son parte del Canal du Midi, protegidas por la UNESCO. A mi no me dio tiempo, sobre todo por la impresionante tormenta de verano que comenzó a caer a última hora de la tarde sobre la región. Tal fue la alerta por tormenta que los trenes necesitaron circular más despacio de lo habitual.

Catedral de Saint-Nazair, en Béziers
Catedral de Saint-Nazair, en Béziers

Si viajas en verano, te recomiendo que te alojes en Sète. Si lo haces en otoño o primavera, seguramente Béziers sea mejor opción. Ambas tienen un gran ambiente en sus calles, pero a cada una le pertenece un momento diferente del año. Los trenes de larga distancia hacen paradas en ambos (reservando con antelación es más barato que el regional). Si viajas de manera más espontánea, el tren regional entre Sète y Béziers son apenas 10€ y no requiere reserva previa.

Qué ver en Béziers

Sin duda, no puedes dejar de pasearte por el medieval Puente Viejo (Pont vieux). Puede sonarte a turistada, pero al estar un poco apartado, me lo encontré muy vacío. Aunque aparezca cortado al tráfico, lo puedes cruzar a pie o en bicicleta. Desde el Siglo XII une las dos orillas del río Orb y está clasificado como Monumento Histórico de Francia. Cruza a la orilla contraria de la ciudad y disfruta de la vista del conjunto de ciudad y puente. Relájate en la orilla del río, ya que en esa zona apenas se nota el bullicio de la carretera o de la ciudad. La catedral, en lo más alto de la ciudad, se alza imponente sobre un paisaje muy armonioso. Yo lo dejé para el final de mi visita, bajando desde la catedral por un lateral poco transitado. Podéis hacerlo al revés y dirigiros entonces hacia el centro por sus empinadas calles.

"<yoastmark

Catedral de Saint-Nazair, en Béziers
Catedral de Saint-Nazair, en Béziers

La Catedral de Saint-Nazaire, una impresionante construcción del siglo XIII, parte de las ruinas de una iglesia románica que ardió en el asedio de Béziers durante la cruzada contra los cátaros. Dicha cruzada se cobro la vida de unas ocho mil personas y se considera uno de los puntos claves de la historia de la ciudad. La Catedral de Saint-Nazare es de estilo gótico y destaca por sus vidrieras y su híbrido estilo, a veces más propio de un castillo. En su interior te espera una majestuosa bóveda, un órgano barroco y nada menospreciables frescos. También puedes visitar su claustro y el Jardín de los Obispos, desde donde tienes las mejores vistas del Puente, el río y las esclusas.

Otro de los monumentos destacados es la Iglesia de Sainte-Madaleine, importante, de nuevo, por la cruzada de los cátaros. Muy sobria en su exterior y, según leo en las referencias de otros viajeros, tampoco demasiado destacable por su interior. Aún así, te pillará de paso hagas el recorrido que hagas. Otro de los reclamos de Béziers son sus Nuevas Arenas y las corridas de toros, aspecto en el que tenemos cero interés. No os la mencionaría, pero tal vez te interesa evitar sus ferias, donde los toros tienen el máximo protagonismo y la ciudad se llena de visitantes.

Iglesia de Sainte-Madaleine
Iglesia de Sainte-Madaleine, de poca importancia estética, pero muy importante en la historia de Béziers

 

Callejeando por Béziers

Por el casco antiguo puedes seguir alguno de los itinerarios que te recomienda la oficina de turismo (te facilitan un mapa muy práctico que incluye los horarios). Yo lo hice la tarde de un domingo de verano, por lo que la mayoría de atracciones estaban cerradas, pero igualmente merece la pena darse una vuelta y tomarse un café en algunas de las terrazas que sobreviven a cierre veraniego. En frente del ayuntamiento estaban las más pintorescas (que incluso me recordaban a mi adorado Lyon). Las principales atracciones del centro histórico de Béziers incluyen el Mercado Cubierto, con casi 130 años de historia, el Museo de Bellas Artes – Hôtel Fayet. Al estar casi todo cerrado, me dio más tiempo de pasear por las calles, e incluso de sentarme en el Paseo de Paul-Riquet, una rambla arbolada donde está la la estatua del ingeniero de mismo nombre y que diseñó el Canal du Midi.

También te llamará la atención la decoración que cuelga de las calles en Béziers. Las que veis en la foto son de este año 2018, pero encontraréis otras más típicas y compartidas como la calle llena de paraguas. Una manera creativa de animar tu paseo por la ciudad.

La decoración de las calles de Béziers acompañan todo el año
La decoración de las calles de Béziers acompañan todo el año
El paseo de Paul-Riquet, en Béziers, lleva el nombre del ingeniero artífice del Canal du Midi
El paseo de Paul-Riquet, en Béziers, lleva el nombre del ingeniero artífice del Canal du Midi
Los cafés de Béziers inhundan las plazas de las típicas terrazas francesas
Los cafés de Béziers inhundan las plazas de las típicas terrazas francesas

 

Canal du Midi en Béziers

Esto me lo anoto como visita pendiente. Tenía intención de visitar el  puente-canal del Orb y las esclusas de Fonserannes, pero el tiempo era limitado (apenas estuve un fin de semana entre Adge, Séte y Béziers) y la tormenta acabó forzando la cancelación. Lo bueno de los horarios de tren es que te permiten visitar muchísimo en la región sin necesidad de un super madrugón, ¡solamente necesitarás que la meteorología no te frustre el plan!

Las esclusas de Fonserannes, iniciaron su funcionamiento en 1697. Son 9 y están a 3 kilómetros del centro. El ingenio Pierre-Paul Riquet fueron los encargados de desarrollarlo y permite a los barcos avanzar 300 metros mientras salvan el desnivel de 21 metros y medio. Por su tricentenario, en 1996, recibieron el reconocimiento y protección de la UNESCO, reconociéndolo como Patrimonio de la Humanidad.

El puente-canal es una obra de ingeniería que permite pasar a los barcos por una especie de paso elevado. En Toulouse también podéis disfrutar de uno de estos pasos en las visitas en barco, al giual que en Béziers. Simplemente aseguraos de reservar con antelación.

Inmediaciones de la estación de tren de Béziers, caminando desde el Puente Viejo
Inmediaciones de la estación de tren de Béziers, caminando desde el Puente Viejo

 

Agradezco a Renfe-SNCF en cooperación, el facilitar el viaje a Béziers y el sur de Francia a través de su invitación a este viaje por libre.

David Lopez
Seguir David Lopez:

David López es el fundador del blog de viajes De Pronto A Bordo. Basado en Barcelona pero muy a menudo por Berlín. Ha estudiado diseño gráfico y de interiores, pero se ha redifinido bastante rápido como trotamundos. A punto de visitar su país número 34, tras haber vivido en 5 países europeos. Al ser las distancias en Europa muy cortas, ha empezado a explorar el mundo en 2012 de manera más espontánea, y ahora, escribe sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.