Paisaje en Höfn, Islandia

Höfn, Islandia, un regalo en el camino

publicado en: Europa, Islandia | 2
Que llego tarde a contar mis experiencias, me lo dicen casi todos. Hoy es muestra de ello. Lo que hoy os cuento se remonta a septiembre de 2012 y forma parte de mi segundo viaje a Islandia. Me han pedido que hable de Islandia en un programa de radio, así que he aprovechado para recordar el día más feliz como viajero. Una combinación de ceniza volcánica, hielo, auroras boreales y la paz de un pueblo encontrado en el camino: Höfn, Islandia.

Si mal no recuerdo, era nuestro cuarto día de ruta por Islandia, pero el primero sin lluvia. La noche anterior se había convertido en una lucha por secar nuestra tienda de campaña, para descubrir al final que con 5 minutos de viento islandés era suficiente. Habíamos pasado la noche en unas cabañas de Hof, un pueblo en las laderas del mastodóntico Vatnajökull. Despertarnos con el cielo despejado significaba echar la mirada atrás y descubrir todo un terreno recorrido pero no disfrutado. La inmensidad del paisaje nos dejaba atónitos sin saber aún que lo mejor estaba por llegar.

Jökulsárlón, icebergs y ceniza
Un pajarillo juega con el agua, hielo y ceniza que se encuentra en Jökulsárlón

Jokulsarlon, el lago de los glaciares.

De Hof a Höfn hay unos 120 kilómetros. En su camino se encuentra uno de los lugares más espectaculares de Islandia: el lago de los glaciares. Sobre este lugar se han escrito mil y una referencias, pero es que es realmente impresionante. Nosotros, que éramos tres, pasamos unas dos horas observando el paisaje. La combinación de la arena gris, del hielo azul… explosiva en la cámara.

Los icebergs chocaban y se peleaban entre ellos buscando un lugar que los empujase al mar. Este, en cambio, los devolvía hacia la costa en un extraño ritual del que no se sabía quien sería ganador. Una armoniosa disputa que duraría horas, que mostraba los contrastes del país. Arrepentidos de no poder quedarnos más rato, retomamos el camino hacia Höfn, aún sin saber donde dormir.

Höfn, un apacible puerto islandés
Las barcas descansan tranquilas en el puerto de Höfn. Por este pueblo no parece pasar el tiempo.
Chatarra en Höfn, Islandia
En este país lo conmemoran todo. Incluyendo la primera maquinaria agrícola de la zona.

Si te gusta la chatarra como objeto de decoro, no te pierdas el barco de acero más antiguo de Islandia, escondido en los fiordos del oeste de Islandia.

Höfn, un puerto que regala paz.

La entrada a Höfn (pronunciado algo así como “hopn”) te la marca un montón de chatarra. Esa chatarra en Islandia, en cambio, significa un tributo a algún hito. No olvidemos que Islandia queda lejos de todas partes (y de camino a muchos otros) y eso hace que cada nuevo artilugio fuese difícil de adquirir. Y si conseguir que llegue es complicado, parece que deshacerse de ello lo es mucho más. A lo largo del país se encuentra mucha de esta chatarra islandesa, la cual me llama sumamente la atención. Hace unos años lo recopilaba en un blog que yace en el olvido.

Una vez adentrado en el pueblo te das cuenta que aparentemente no tiene nada de particular. Viven ahora mismo unas dos mil personas, tiene su supermercado, su camping, su gasolinera y algún restaurante. Todo lo básico acompañado de los servicios básicos para mantener a la región activa. Sin embargo, al bajarnos del coche, descubrimos en la quietud del atardecer, unos parajes por los que corretear cuales niños. Jugar a las siluetas en un sol poniente. Admirar lo abstracto de sus esculturas… Sentirnos dueños de un espacio que emanaba misterio.

Atardecer en Höfn
Al caer la noche, Höfn se encierra en un misterioso silencio. Solo las siluetas en movimiento dan pistas de su actividad.
Höfn descansa tranquila
Höfn un puerto pesquero que descansa tranquilo

El mayor espectáculo: auroras boreales en Höfn, Islandia

Pero la soledad y silencio de este pueblo significaba que aún maquinaban algo para un día que había sido, sin quedarme corto en el calificativo, espectacular. Recorrer las verdes laderas de un gigantesco glaciar, jugar a inventar peleas entre icebergs, corretear como chiquillos por los campos de Höfn… ¿Qué más podía ocurrir en Höfn?

Acomodados en una de las cabañas que se encuentran a la entrada al pueblo (y que costó, allá en 2012, apenas 40€ la noche) esperábamos ya solo pasar la noche. Hasta que nuestro corazón dio un vuelco al alzar la vista al cielo. Islandia nos regalaba un tímido espectáculo de luces del norte. Una aurora boreal había decidido hacer gala esa noche. Nos sentíamos vírgenes ante semejante espectáculo. No sabíamos que esperar.

Caprichosos, los reflejos de dicha aurora comenzaron a cubrirlo todo. Lo que comenzó siendo una pequeña línea en el cielo, pronto encontró la compañera de baile perfecta. Ambas saltaban e improvisaban su espectáculo. Atónitos, todos los del campamento guardábamos un merecido y silencioso respeto por el que era el mayor espectáculo de nuestras vidas. Las luces, no tardaron en invadirlo todo, sin pudor, sin vergüenza, cual bailarín en éxtasis.

Auroras boreales en Höfn, Islandia
Cuando menos te lo esperas, y de camino a cepillarte los dientes, Islandia te regala este espectáculo.
Sinuosas formas en Höfn, Islandia
EL paisaje de Höfn, Islandia, dibuja sinuosas formas que acompañan la soledad de la tarde.

Esta es una de las paradas en mi segundo viaje a Islandia. Puedes leer más sobre mis sensaciones sobre Islandia en el blog de la Asociación Barcelona Travel Blogger. Espero, poco a poco, poder mostraros más sobre el país que más me ha fascinado hasta el momento. ¡Ojalá en directo en una tercera ruta! Mientras tanto, ¡siempre os quedará nuestro Instagram!

David Lopez
Seguir David Lopez:

David López es el fundador del blog de viajes De Pronto A Bordo. Basado en Barcelona pero muy a menudo por Berlín. Ha estudiado diseño gráfico y de interiores, pero se ha redifinido bastante rápido como trotamundos. A punto de visitar su país número 34, tras haber vivido en 5 países europeos. Al ser las distancias en Europa muy cortas, ha empezado a explorar el mundo en 2012 de manera más espontánea, y ahora, escribe sobre ello.

2 Respuestas

  1. Elvireta

    He viajado hasta este trocito de Islandia a través de tu relato y de nuevo han aparecido las ganas locas de visitar este país que no conozco. Yo ya me imaginaba en esa cabaña en la entrada de Höfn contemplando ese cielo con auroras boreales que tan bien has descrito. Me conformo con la ilusión que me ha dado conocer cosas nuevas de ese país que aún no conocemos. Mañana más. Bona nit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.