La esquina de oro de la Calle Espiritu Santo.

publicado en: España, Madrid | 0

Todo empezó con un chico corriendo por Madrid para llegar a tiempo a una cita. En uno de esos días de invierno en que la ciudad se siente quieta y gélida y cualquier sofá se convierte en un paraíso tropical del que es difícil desprenderse. El chico, con el estómago vacío, corría por Malasaña, un barrio nuevo en una ciudad nueva que pasaría efímeramente por su vida. Y así como el frío que tenía pegado a los huesos no le permitía dejar de moverse bajo ninguna circunstancia, también el hambre le empezaba a desesperar. Y así en el momento preciso y en el lugar preciso se encontró en la calle Espiritu Santo, en una de las esquinas más deliciosas de Madrid. Porque esta calle no evoca lugares o vistas o encuentros, evoca olores, sabores y colores. Y así el chico entró, siguiendo a su nariz, a la Happy Day Bakery, y corriendo compro algo y corriendo empezó a comerlo ya en la calle. Cuando su cerebro se puso al día con su nariz  ya tenía los ojos cerrados y quieto, desafiando el frío, se comía lentamente un esponjoso muffin relleno de dulce de leche con pedacitos de manzana. Hasta este día no sabe cuánto tiempo pasó en trance, sólo que llego tarde a su cita y que a partir de ese día y hasta su partida no pudo dejar de parar en esta esquina de la Calle Espiritu Santo a comer muffins rellenos de chocolate o dulce de leche o fresas con limón, cookies y cupcakes de múltiples colores y sabores. Nunca repitiendo y sintiendo de alguna manera que había perdido su virginidad gastronómica con la pastelería americana de la Happy Day Bakery.

CupCakes en la Happy Day Bakery.
CupCakes en la Happy Day Bakery.

Y la historia siguió con la peregrinación a la Happy Day Bakery de algunos a los que convirtió al hedonismo culinario, que sentados en las sillitas de la pastelería descubrieron algunos de los secretos que esconde esta calle madrileña. Entre ellos la Crepería La Rue, una diminuta crepería francesa con un cuidado y detallado interiorismo cuyos crepes están preparados con mimo y dedicación. Tiene una gran variedad de crepes dulces y salados, y vale la pena probarlos todos, aunque a nosotros nos deslumbra el de Dulce de Leche (que casualidad) y el de Fresas con Leche condensada.

Interior en la Creperie La Rue.
Interior en la Creperie La Rue.

Y para que quede claro que no todo lo que nos mueve es comida, también encontramos la librería Tres Rosas Amarillas, un lugar mágico, lleno de libros y cuentos mágicos y juguetes, como no, mágicos. Y ante tanta magia creo que es mejor que lo descubras por ti mismo, porque este lugar es para descubrirlo libro a libro y juguete a juguete.

Librería Tres Rosas Amarillas.
Librería Tres Rosas Amarillas.

 

*Actualización

La Creperie La Rue se ha trasalado a un nuevo local en la Calle Colón nº 14 también en Malasaña y bastante cerca de su localicación inicial, de todos modos, esta esquina de Espiritu Santo sigue siendo una de nuestros sitios preferidos de Madrid ¡hasta tienen campanas alternativas de año nuevo!

 

Happy Day Bakery
Calle del Espíritu Santo 11 , Malasaña
Metro Tribunal – Madrid.

Creperie La Rue
Calle Colón 14 , Malasaña
Madrid.

Libreria Tres Rosas Amarillas
Calle del Espíritu Santo 12 , Malasaña
Madrid.

Avatar
Seguir juanamaol:

Juana es arquitecta, colombiana. Cree en la constante búsqueda estética de lo que le rodea, cree en la observancia del entorno como forma de entender la arquitectura y la ciudad y el mundo, cree en los viajeros irreverentes detractores de convencionalismos y es partidaria de la iconoclastia. Cree en hablar cuántas lenguas quepan en la cabeza, cree en escribir y leer como método liberador. Cree en la curiosidad y la creatividad y en nunca dejar de aprender.

Avatar
Últimas publicaciones de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.