Legoland para adultos

Legoland para adultos

publicado en: Dinamarca, Europa | 0

Cómo acabé en Legoland Billund es una historia un tanto roncambolesca, pero a final de cuentas, merece la pena y mucho. Justo al final de mis 11 días de viaje por Dinamarca y Suecia, colé Legoland Billund como colofón final. La principal razón, volar desde Billund a un precio (bastante) más económico y descubrir un parque de atracciones que siempre me había llamado la atención. Producto de mi improvisación y flexibilidad habitual, Billund y Legoland acabaron siendo un viaje a propósito, pues Copenhague acabó atrapándome durante todos los días que tenía reservados para Dinamarca.

Legoland para adultos
Polar x-plorer fue mi atracción favorita. Repetir no fue difícil, ¡no había colas!

 

Yo soy uno de esos niños que comenzó a disfrutar de Lego gracias a los packs de otros muchos amigos. Reconozco también que el primer Lego que he comprado ha sido para regalar y no hace mucho. Sin embargo, siempre me ha parecido uno de los regalos más creativos para niños. Lego reaparece en mi vida gracias a los peques que van apareciendo en la familia, pero también a través de mi actual trabajo en una escuela de diseño donde se usa la metodología Lego SeriousPlay. ¿SeriousPlay? sí, basicamente, prototipación de conceptos.

Legoland para adultos
Las recreaciones en miniatura son fascinantes. Otra muestra de que Legoland también es interesante para adultos.

 

Pero volvamos a Legoland, que es lo que os interesa (y sino, siempre me podéis enviar un e-mail). Con Lego de nuevo en mi vida y mi tercera visita a Dinamarca, decidí que era hora de salir de su capital. A la hora de buscar ofertas, Billund tenía un vuelo directo a Barcelona el mismísimo último día de mis vacaciones. La diferencia de precio era considerable (de hecho, era mayor que la suma de la entrada al parque y del tren y bus de Copenhague a Billund).

Billund es un pueblo-empresa de apenas unos 6000 habitantes. Todo gira en torno a Lego, pues allí es donde nació la empresa hace más de 80 años. Hoy el pueblo cuenta con sus oficinas centrales, el parque y un reducido mercado local. No esperéis encontrar nada de interés más allá del parque y el aeropuerto (el segundo más importante del país y con tarifas muy atractivas). De hecho, de no ser por el retraso de 8 horas de mi vuelo (no todo puede salir bien y sigo peleando por la indemnización…), seguramente ni hubiese pisado el centro del pueblo, ya que el bus desde Vejle (a Billund aun no llega el tren, por lo que el trasbordo desde Copenhague es obligado), pasa por el aeropuerto y por el parque antes de ir al centro de Billund.

Legoland para adultos
Una recreación del aeropuerto de Billund. El real, está a tan solo 1 kilómetro y se puede ir andando desde el parque.

 

Centrándonos en el parque, puedo adelantar que no es excesivamente grande. No esperéis un PortAventura o un Disenyland. Es muy asumible y normalmente es suficiente con un día. Obviamente, yo os hablo desde la perspectiva del «viajero solitario» y adulto. De hecho, ir solo significa que te puedes saltar las colas y coger los atajos de «single rider» para las atracciones. De todas formas, al ser uno de los primeros días de la temporada (el parque abre de Marzo a Noviembre, con horarios muy cambiantes), las colas son inexistentes y muchas atracciones funcionan a medio gas. Y esto es perfecto. Nunca tuve que esperar más de 3 minutos para subirme a una atracción y no se viven los típicos momentos de hacinamiento (no sé como será en verano, ¡ojo!).

Legoland para adultos
StarWars en Lego, una delicia de la zona Miniland.

 

Para los que, como yo, encajen Legoland como parada final (o primera), hay unos casilleros entrando a la derecha que cuestan 20DKK (2,7€) y otros un poco más escondidos pero gratis (estos son solamente unas estanterías, por lo que no dejes nada de valor o que vayas a necesitar). Llevad alguna moneda suelta… o os tocará hacer cola en el punto de información (las tiendas no dan cambio). En cuanto a las opciones de restauración, son caras (no olvidemos que no solo estamos en Dinamarca, sino en un parque de atracciones). Yo me llevé mi comida, pues las zonas de picnic son abundantes y me permití mi café y muffin por 45DKK (6€, que es un buen precio en Dinamarca). Pocos son los restaurantes con interior, por lo que llevar abrigo se convierte en algo imprescindible. De hecho, en las cafeterías no hay ni asientos, solo en algunos restaurantes al exterior y en otros dos restaurantes con interior.

En cuanto a las atracciones, ninguna destaca por un nivel de vértigo muy alto, pero se disfrutan. Mi favorita fue la estación polar, pues tiene un final poco esperado y divertido. De todas formas, la magia de Legoland reside en su propio universo de piezas de Lego. Cualquier atracción se disfruta gracias a su decorado hecho de Lego. Una atracción de las fuertes para los peques pero muy light para adultos, se convierte en una joya para adultos al poder disfrutar de un «zoo en Lego». La casa del terror, por ejemplo, no da miedo en absoluto, pero es muy divertida por su ambientación «Fantaslegórica».


Legoland cuenta con otros espacios que los adultos pueden disfrutar, como el Sealife o MiniLand. El primero es un acuario que combina paisaje marino con personajes Lego, y el segundo son una serie de recreaciones de ciudades o escenarios con piezas de Lego. Además, la nueva atracción y zona del parque inspirada en el mundo Ninjago es un buen punto para competir entre adultos. Y para los momentos en los que se necesite algo de cobijo (es fácil que llueva), siempre queda la macrotienda de Lego y los cines 4D (que son una experiencia interesante, aunque bastante dirigido a los pequeños). Por cierto, echad un vistazo a las actividades especiales de cada día, expuestas por el parque por horarios (fijándoos en qué idioma se realizan).

Legoland para adultos
Más Star Wars, y es que ¡a mi no me cansa!

 

En definitiva, Legoland en Billund es una buena manera de volver a la infancia sin necesidad de empacharse de personajes demasiado fantasiosos (que también los tiene, no pueden faltar las princesas). Por cierto, si reserváis con 7 días de antelación, el billete por adulto baja hasta los 37,50€, por lo que no es un precio demasiado elevado pensando en otros parques temáticos (tampoco es tan grande).

David Lopez
Seguir David Lopez:

David López es el fundador del blog de viajes De Pronto A Bordo. Basado en Barcelona pero muy a menudo por Berlín. Ha estudiado diseño gráfico y de interiores, pero se ha redifinido bastante rápido como trotamundos. A punto de visitar su país número 34, tras haber vivido en 5 países europeos. Al ser las distancias en Europa muy cortas, ha empezado a explorar el mundo en 2012 de manera más espontánea, y ahora, escribe sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.