Bajada a San Lorenzo en Santa María, Azores

Santa María en las Azores, quietud y caminos

publicado en: Azores, Europa, Portugal | 0
Comienzo hoy una serie de tres artículos dedicados a las islas Azores que he visitado. Fue un breve viaje de una semana por el archipiélago, recorriendo tres de sus nueve islas. Mi viaje comienza volando o Ponta Delgada y de ahí, en una corta escala, a la diminuta isla de Santa María. Para bajar costes en el transporte, usé uno de los vuelos gratuitos entre las islas Azores (disponibles para las personas que han comenzado su viaje en Portugal continental o Funchal). Tras un día en Santa María, continué la el viaje en la mayor de las islas, San Miguel, durante cuatro días. El final del itinerario fue en Terceira, la segunda más habitada, dos días más.
Una propuesta sencilla para visitar las Azores si es tu primera vez, ya que te lleva a las islas con una mayor oferta de alojamiento y con mayor disponibilidad de coches de alquiler (con la salvedad de Santa María, donde en verano los alquileres son imposibles a un mes vista).
Al visitar Santa María te das cuenta de la tranquilidad que se respira en cada rincón
Al visitar Santa María te das cuenta de la tranquilidad que se respira en cada rincón
Centro de Vila do Porto, en Santa María, Azores.
Por la carretera que cruza el centro de Vila do Porto, en Santa María, apenas verás movimiento

Santa María de las Azores, remotamente atlántica

Las islas Azores se esconden a unos 1400 kilómetros de la costa portuguesa y, sorpresivamente, a otros 4000 de Nueva York o Boston. Esta peculiaridad ha hecho que estas nueve islas se conviertan en uno de los stop overs más particulares cuando se vuela a la Costa Este de Estados Unidos. Con o sin stop over, viajar a las Azores es cada vez más sencillo, ya que existen vuelos directos desde diferentes ciudades europeas. Eso sí, los vuelos crecen lentamente, pues el alojamiento en el archipiélago es limitado. He aquí el primer y más valioso consejo: planifica tu estancia.
De Santa María puedes esperar continuos senderos, carreteras y caminos. Ellos te llevan a la soledad de esta isla, adormecida en la mayor de las tranquilidades pero con las vistas más contemplativas. La serenidad de la isla la puedes percibir desde el mismo aterrizaje. Un aeropuerto que apenas recibe un par de vuelos al día, pero que cuenta con sus servicios de información turística, cafetería, alquiler de coches…
Avión de SATA en el aeropuerto de Santa María
Para visitar Santa María apenas necesitas 14 minutos a bordo de un pequeño avión de SATA
A Santa María la separan catorce minutos de vuelo (o dos horas de ferry) de San Miguel, la gran hermana mayor de la familia. Tal es la quietud de la isla, que la llegada y salida del ferry (solo en los meses de verano) sigue celebrándose como un gran hito. Decenas de familiares se reúnen en torno a la terminal en una eterna despedida hasta que ven desvanecerse al ferry en la infinidad del Atlántico. Las navieras solo operan en verano, por lo que la ocasión de salir con tu propio coche por el resto de islas se limita a apenas 3 o 4 meses. Con la última de las fiestas del verano, los azorianos dependerán de los vuelos entre islas.
Puerto de Vila do Porto
El puerto principal de la isla es el de la capital, Vila do Porto
Vila do Porto desde el ferry
El ir y venir de ferries es un goteo incluso durante la temporada alta.

Serpenteantes y empinadas carreteras y senderos

Al visitar Santa María te darás cuenta por qué se conoce como la isla amarilla. Su vegetación de secano llena los campos donde las vacas y otros animales pastan tranquilos. Y aunque la mayoría destacan de la isla su carácter más tranquilo y rural, su capital, Vila do Porto, intenta despertar culturalmente y ofrecer variedad de opciones a visitantes y locales. En el centro encontrarás un Mercado Municipal, donde comprar frescos o echar un vistazo a la asociación de artesanos de Santa María. Una buena parada para souvenirs gastronómicos, artesanales o para recargar fuerzas.

La isla más oriental del archipiélago, Santa María, supone recorrer apenas unos pocos kilómetros de punta a punta. Sin embargo, sus serpenteantes carreteras te llevarán desde lo más profundo de su puerto, en Vila do Porto, hasta las empinadas laderas, llenas de vid, de la bahía de San Lorenzo. Déjate seducir por las olas que rompen en su bahía y que roban la playa con la marea alta. Sus habitantes se pasean a lo largo de la carretera que cruza el pueblo, buscando en cuál de sus pocos bares van a esperar el atardecer. Mientras tanto, la gente del mar cuida de sus embarcaciones, de sus redes y la venta del pescado mas fresco.

Centro de Vila do Porto
Centro de Vila do Porto, Islas Azores
Cuestas en la isla de Santa María, en las islas Azores
Cuestas en la isla de Santa María, en las islas Azores

 

Visitar Santa Maria yendo de Vila do Porto a San Lorenzo, te obliga a cruzar el pico central de 590 metros de alto. Yo intenté la proeza de hacerlo en bicicleta, pero reconozco que me faltaba algo de entrenamiento para ello. De hecho, la aventura acabó en anécdota, con mi bicicleta bajo la lluvia en la parte trasera de una camioneta ahorrándome todas las cuestas de vuelta a Vila do Porto.

Dormir en Santa María, Azores

Si buscas donde dormir en Santa María, aunque escasas, no te faltarán opciones. Sin embargo, no esperes los mayores lujos. Las cadenas hoteleras brillan por su ausencia, por lo que dependes de pequeños hoteles, casas y apartamentos de alojamiento local.
Pousada de Juventude de Santa María
Para visitar Santa MAría sin sufrir en tu presupuesto, duerme en la Pousada de Juventude de Santa María
Si tu presupuesto es reducido
, la red de Pousadas de Juventude de las Islas Azores puede salvarte. En Santa María tienen uno de sus establecimientos.Los precios son públicos y fijos, por lo que no hay sorpresas en ese sentido. Si sabes que vas a dormir en Santa María y el precio te convence, reserva con antelación, pues se llenan con facilidad. Pousadas siempre incluye el desayuno, las sábanas y una toalla. Normalmente necesitarás el carnet de Alberguista, que en España lo expide la Red Española de Albergues Juveniles (REAJ). De no tenerlo, te sumarán un pequeño suplemento.
En la Pousada de Juventude de Santa María es donde alquilé yo mi bicicleta por 15€ todo el día. De todas formas, mentalízate que necesitas estar en forma para cruzar el pico que ocupa el centro de la isla.
A Santa María la llaman la isla amarilla por su vegetación.
A Santa María la llaman la isla amarilla por su vegetación.
*En este artículo existen vínculos que te llevan a Booking directamente. Reservar con ellos no te costará extra, pero estarás ayudando a mantener De Pronto A Bordo.
David Lopez
Seguir David Lopez:

David López es el fundador del blog de viajes De Pronto A Bordo. Basado en Barcelona pero muy a menudo por Berlín. Ha estudiado diseño gráfico y de interiores, pero se ha redifinido bastante rápido como trotamundos. A punto de visitar su país número 34, tras haber vivido en 5 países europeos. Al ser las distancias en Europa muy cortas, ha empezado a explorar el mundo en 2012 de manera más espontánea, y ahora, escribe sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.