Lisboa

Lisboa, muy noble y siempre leal.

publicado en: Europa, Lisboa, Portugal | 3

Fue cuestión de pocos segundos, salimos de la blancura cavernosa de la estación de Baixa Chiado para dejarnos bañar por otra blancura, mucho más limpia y lozana, la luz de una Lisboa que se antoja muy  antigua pero con la plenitud de una decadencia hípster. Una Lisboa muy  noble y siempre leal.

Lisboa1_web

Partimos de una Lisboa venerable y descolorida y volvimos  a una Lisboa que poco a poco va recuperando su colorido de antaño, edificio a edificio, pared a pared, jardín a jardín. Fue un encuentro maravilloso salpicado de muchos recuerdos y demasiados descubrimientos, tantos que nos daba la impresión de que no volvíamos a la misma ciudad, que aquella Lisboa de nuestros sueños había desaparecido. Pero no. Allí estaba, simplemente se había sacudido un poco el polvo para revelar todos sus tesoros y liberar la creatividad de sus ciudadanos adormecidos.

Nuevamente nos olía a Alfama, a sardinas y marihuana, a azúcar quemada y canela, al olor eterno y ligeramente agrio del pan recién horneado en la Baixa Pombalina y al olor de un río que se confunde con el mar en toda la ciudad. Y tal y como no se olvida cómo montar una bicicleta, nos entregamos de nuevo a sus calles, a las enrevesadas, a las rectas y las curvas, sean barrocas o musulmanas, que dejar entrever la ciudad como entre grietas. Nos entregamos a sus tascas y a su gente, y a su idioma que es un susurro lirico. Fue caminar por su adoquinado, aquel que refleja la luz de una manera tan especial, para sentir que habíamos vuelto a casa, una casa que nunca ha sido nuestra pero que se porta como tal.

Lisboa5_web

Puedo decirte a dónde fui, qué comí, qué autobús cogí (que eventualmente lo haré) pero jamás nada se comparará con el simple hecho de probar sus natas bajo la merced de sus colinas y miradores o pasar la tarde en alguna de sus plazas. Lisboa hay que recorrerla, olerla, saborearla; hay que vivirla para dejarse enredar en sus azulejos y su luz blanquecina para nunca dejarla ir de tus pensamientos.

 

lisboa2_web

 

Y si todavía te quedan dudas sobre visitar o volver a Lisboa, te invito a leer la Carta de amor a Lisboa, donde no solo entenderas la obsesión que me invade, sino que te darán una ganas irreprimibles de verla.

consigue una guia de Portugal Lonely Planet gratis
consigue una guia de Portugal Lonely Planet gratis

¡Sigue descubriendo secretos sobre Portugal!

(o explora nuestro blog haciendo click en el destino que te interese de nuestro mapa)

Avatar
Seguir juanamaol:

Juana es arquitecta, colombiana. Cree en la constante búsqueda estética de lo que le rodea, cree en la observancia del entorno como forma de entender la arquitectura y la ciudad y el mundo, cree en los viajeros irreverentes detractores de convencionalismos y es partidaria de la iconoclastia. Cree en hablar cuántas lenguas quepan en la cabeza, cree en escribir y leer como método liberador. Cree en la curiosidad y la creatividad y en nunca dejar de aprender.

Avatar
Últimas publicaciones de

3 Respuestas

  1. Avatar
    • d_lopezalvarez
      d_lopezalvarez

      No están admitidas ni Saudades, ni Morriñas. Por eso… ¡volveremos en Septiembre! Volver es la única medicina. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.