Vaticano

Roma y los Domingos Gratis

publicado en: Europa, Italia, Roma | 0

Roma, como muchas otras capitales en Europa, necesita más de una visita para poder entenderla. Una ciudad cargada de una historia que la convierte casi en infinita. Además, a no ser que te prepares un intensivo programa de visitas y adquieras el Roma Pass, te verás en más de una fila y acabarás bastante destrozado de esperas y saturado de información. Desde mi punto de vista, si se quiere disfrutar de Roma en todos sus sentidos, hay que hacerlo bajando el tempo y paseando, paseando mucho.

En anteriores viajes ya había conocido algunas de las principales atracciones, como pueden ser el Panteón, museo de arte contemporáneo, San Pedro, Plaza España, Plaza del Pueblo … y una larga lista. De hecho, no es raro que si no puedo volar directo a algún destino, prefiera hacerlo vía Roma o Londres  añadiendo una escala larga para poder disfrutar del día. En esta ocasión llevaba dos objetivos: Colosseo el domingo (gracias a la gratuitidad de los primeros domingos de mes en todos los museos y espacios arqueológicos de Italia), y la Capilla Sixtina y Museo Vaticano el sábado (que también es gratis, pero el primer sábado de mes).

Plaza Testaccio Roma
Plaza Testaccio Roma

Además de estos dos objetivos turísticos tenía los propios personales. Por una parte robarle un café a un amigo en el Barrio de Testaccio, el cual os presenté en nuestros secretos mejor guardados de los jueves y por otra, rebajar el ritmo de un mes de enero intenso de trabajo. Y como Roma hay que pasearla, no he dudado ni un segundo en reservar el último fin de semana de enero. Además de esto, vivir en Barcelona te permite volar el sábado muy temprano y regresar el domingo muy tarde, ya que hasta 9 vuelos diarios unen ambas ciudades. De esta manera puedes aprovechar dos días completos en la ciudad y pagar una sola noche de alojamiento, (¡sin necesidad de pedir días libres en el trabajo!).
Arco de Costantino, Roma
Arco de Costantino, Roma

Como os explicaba, Italia ofrece todos sus museos y espacios arqueológicos de manera gratuita los primeros domingos de mes. Suena atractivo, pero también significa que los romanos se lanzan a la calle para conocer sus ciudades un poco mejor. Esto produce colas más largas de las habituales en casi todos los lugares de interés. Al leer la información general del programa se nos advierte de manera reiterada que el Colosseo solo permite un máximo de 3000 personas a la hora. Pero, siendo francos: ¿qué otra monumentalidad en Roma va a permitir semejante afluencia de gente? La cola al llegar daba miedo, dándole media vuelta a todo el edificio, pero hay que reconocer que avanzaba rápido y que en una media hora te pone dentro. Además, no se vivió ningún momento de bloqueo por falta de capacidad.
Roma y los domingos gratis
Esta amenazante cola en Colosseo cuando Roma abre sus Domingos gratis no os debe de asustar

El Colosseo no es solo para disfrutar por dentro, sino de sus vistas también. Desde ellas se divisa el entorno del foro de aquella Roma en esplendor y poderosa durante tantos años y para tanta gente. El impresionante Arco de Costantino queda a vista de balcón y detrás se descubre la zona del Palatino y el Foro Romano, en el cual las colas sí que no se movían y obligaban a muchos a perder una mañana o tarde en una sola atracción.

Después de la visita tocaba comer y disfrutar de los paseos de Roma por sus calles y callejuelas más céntricas. Disfrutar de nuevo de lugares como el Panteón o la Plaza Navona, pero parando también en pequeñas tiendas que enamoran cada día a romanos y turistas. Siguiendo el consejo de una amiga apasionada por Roma, no dudé en pasar por Plaza Eustachio y el café de mismo nombre. En esta cafetería se puede comprar un delicioso café de Nicaragua al peso y con ello llevarse un souvenir que hará recordar a Roma durante más tiempo, ya que las sensaciones son el mejor souvenir.

David Lopez
Seguir David Lopez:

David López es el fundador del blog de viajes De Pronto A Bordo. Basado en Barcelona pero muy a menudo por Berlín. Ha estudiado diseño gráfico y de interiores, pero se ha redifinido bastante rápido como trotamundos. A punto de visitar su país número 34, tras haber vivido en 5 países europeos. Al ser las distancias en Europa muy cortas, ha empezado a explorar el mundo en 2012 de manera más espontánea, y ahora, escribe sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.