¡Aterriza como puedas! 1ª parte: las peores experiencias por desvíos

¡Aterriza como puedas! 1ª parte: las peores experiencias por desvíos

publicado en: Historias A Bordo | 5
Share on Facebook7Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

La temporada de verano está a punto de terminar. Al menos en España ha sido movidita para muchos viajeros que se han visto atrapados con problemas en aeropuertos. Desde huelgas hasta inclemencias del tiempo, pasando por programaciones que superaban las posibilidades de la flota de alguna aerolínea (y es que, a veces, la avaricia les puede). Reconozco que he tenido un verano tranquilo, de exquisita puntualidad e incluso algún upgrade de cortesía. No ha sido así para muchos, como ya hemos visto en la tele y en prensa. Los problemas en aeropuertos son una de las cosas a las que más tememos: puede cambiar radicalmente tu plan.

Como no me gusta que mi voz sea única, he decidido a recoger algunas experiencias de otros amigos blogueros. El primer sorprendido he sido yo al encontrarme todo tiempo de situaciones… ¡con aerolíneas con las que no me lo esperaba! Os animo a volver en unos días para conocer más historias. Hoy os dejo con 3 experiencias que van sobre meteorología y desvíos (¡yo ya os contaba la mía en enero!). Es la más común y, como veréis, solo guarda como solución el armarse de paciencia.

¡Abróchense los cinturones!

Paloma, de Un Blog de Palo, volándo de Bérgamo a Madrid con Ryanair

No sé si puede esto considerarse la peor experiencia con una aerolínea o la peor experiencia en un vuelo, pero mala fue un rato. En plena navidad salí de Pavía a las nueve de la mañana, quería estar en el aeropuerto de Bergamo sobre la una para coger el vuelo de las dos destino Madrid. Llegué al aeropuerto, embarqué y empezó a nevar. Nevó tanto que no salimos a pista y nos rociaban repetidamente con líquido anticongelante y así hasta las siete, nos dijeron: hemos cancelado el vuelo. Era lo mejor que nos podían decir, porque mientras no lo cancelasen no podíamos solicitar cambios a la aerolínea; no era cierto, no lo cancelaron hasta media noche. Intenté dormir unas horas sobre la cinta de pesado de maletas, fuera nevaba y no había forma de abandonar el aeropuerto. A las tres nos comunicaron que los mostradores de Ryanair abrían a las cinco y que podíamos hacer cola. En Italia el concepto de cola es muy relativo… Tuve suerte y sobre las ocho conseguí cambiar mi vuelo por un Bergamo-Granada-Madrid para ese mismo día. Qué alivio cuando llegué a Granada sobre las 16:00, ya que el vuelo para Madrid era a las diez decidí dar una vuelta por la ciudad.

Cuando volví al aeropuerto empezó de nuevo la pesadilla, vuelo retrasado hasta las 00:00. A esa hora las azafatas y el personal de tierra nos dijeron que teníamos que correr, sí, correr… Y allá que nos fuimos todos corriendo con las maletas de mano por la pista, había que subir rápido al avión, sentarnos y despegar ¿por qué tanta prisa? Porque había huelga de controladores en España. Corrimos, montamos, nos abrochamos los cinturones… y la torre de control cerró. Todavía recuerdo a la guardia Civil intentando detener a la controladora que había cerrado el espacio aéreo sin esperar a que despegásemos.

No aguanté una segunda noche en aeropuerto, no sabíamos si aquel vuelo saldría por la mañana. Decidí que era demasiado para mí y me marché a dormir a un hotel en Granada. Cuando me levanté descansada, alquilé un coche y me fui conduciendo hasta mi destino final: Salamanca. Total, salí de Pavía a las nueve de un 21 de diciembre y llegué a Salamanca a las nueve (de la noche) del 23. ¿Reclamaciones? Aena no se hizo cargo del retraso y Ryanair dijo que ellos no tenían ninguna culpa, habían cambiado el primer vuelo pero que el segundo era algo externo.

desvío de Ryanair
Casi tres días de viaje para poder llegar de Pavia a Salamanca.

Sara Cristina, de Trip 2 Happiness, volando de Nueva York a Cancún con American Airlines

American Airlines, la peor experiencia en vuelos que he tenido hasta el momento. La piloto, tras mantenernos dos horas dentro del avión, desde las 16:30, anuncia que ha llegado a su límite máximo de horas de vuelo y que tiene que abandonar la pista de despegue. Anunció que buscaría otro piloto, que finalmente no sería encontrado. El vuelo se canceló debido a las “condiciones metereológicas”, lo que a las 3 horas de estar dentro de la aeronave se convirtió en realidad, pero también les vino de perlas para salvarse el culo y dejarnos tirados en la rudimentaria Terminal 8 de JFK, sin apenas asientos, sin enchufes y sin WiFi para poder avisar, al menos de lo ocurrido.

La atención por parte del staff fue pésima, empleados rudos y poco gentiles, en vez de ayudar te complicaban más la situación, no había coordinación entre el personal por lo que había que pelear para que no tardaran 24 horas en darte otro vuelo. Nos intentaron engañar dándonos un recibo de un vuelo que no servía para viajar, sin asiento asignado porque de mano no nos ofrecieron la opción de facturar hasta las 3:30am. Tras la exigencias de los pasajeros nos dieron la boarding pass. Finalmente algunos de los pasajeros consiguieron vuelo a las 6am en otro aeropuerto, yo en el mismo a las 5:30 am, y los que no se enteraron bien de la historia 24 horas más tarde. No nos dieron ni comida ni bebida, 4 galletas antes de bajarnos del avión.

dron desvío aeropuerto
Lorena no tuvo problemas en el aeropuerto por el tiempo, pero sí por uno de estos.

Lorena, La Ratona Viajera, volando de Madrid a Estocolmo con Iberia

Era se una vez La Ratona Viajera viajando a Estocolmo, feliz porque iba a reencontrarse con dos amigas allí y nerviosa porque ya íbamos a aterrizar. El piloto comienza la maniobra de descenso, cuando de repente… ”uy, yo creo que volvemos a subir…qué raro, serán cosas mías”. Pero no. Nos comunican por megafonía que nuestro vuelo no va a aterrizar porque hay un dron en el espacio aéreo del aeropuerto de Arlanda y no es seguro tomar tierra.

Sobrevolamos el aeropuerto esperando que la policía detenga al dueño del dron, pero como no lo consiguen nos desvían a “un aeropuerto cercano”. “¿Cómo? ¡¡Esto es el colmo!!” El aeropuerto al que nos llevan queda a una hora, la idea es parar, repostar y volver a Arlanda. Y así fue, 3 horas después llegué a mi destino inicial, ya en tierra descubrí que Iberia había sido la única aerolínea que había desviado su avión. ¿Sería cierto lo del dron…? ¿Les agradezco que no pusieran mi vida en peligro…? Sea como fuere, lo cierto es que hasta el momento esta es la peor experiencia que he tenido con una aerolínea, espero que siga siendo la peor.

Share on Facebook7Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+0
d_lopezalvarez
Seguir d_lopezalvarez:

David López es el fundador del blog de viajes De Pronto A Bordo. Basado en Barcelona pero muy a menudo por Berlín. Ha estudiado diseño gráfico y de interiores, pero se ha redifinido bastante rápido como trotamundos. A punto de visitar su país número 30, tras haber vivido en 5 países europeos. Al ser las distancias en Europa muy cortas, ha empezado a explorar el mundo en 2012 de manera más espontánea, y ahora, escribe sobre ello.

5 Respuestas

  1. Gracias por el post David!! Vaya historias con los vuelos… 3 días de viaje!! Espero que mi dron y algún que otro retraso con Vueling este verano sigan siendo mis peores experiencias jejeje.
    Saludos!

    • d_lopezalvarez

      Esperemos, siempre, que se queden en estas anécdotas. ¡Prepárate que vienen unas pocas más! ¡De todo tipo! 🙂
      Gracias a ti por participar. 🙂

  2. Tendrán que adiestrar a los halcones para que se encarguen también de los drones. Va a estar divertida la cosa 🙂

  3. […] os gustó la primera parte de nuestro “Aterriza como puedas”, no dejes de leer el post de hoy. Es un clásico en las escalas cortas. Es lo más típico en […]

  4. […] este tercer episodio de turbulencias aéreas no salimos retrasados ni sin equipaje. Hoy os recopilamos algunas de las sorpresas que pueden ocurrir al llegar al […]

Dejar una opinión