Chaise Cassée en Ginebra

Escala cultural: 24 horas en Ginebra

publicado en: Europa, Suiza | 0
La ciudad de Ginebra es una anomalía en la planificada Suiza. Se escapa de varios de los estereotipos suizos y lo hace para mejor (todavía). No soy un apasionado de la ciudad, pero he descubierto en mis ya 4 visitas que puede tener mucho por ofrecer. Lo más curioso, pocas veces he pasado más de 24 horas en Ginebra. Mi primer contacto con ella fue en 2012 en una escala antes de ir a Toronto. Las siguientes también fueron excusas de paso a Lausana o Lyon.

Sí, mis 4 visitas a Ginebra siempre han sido en invierno. ¡Mejores fotos en camino!

¿Por qué dedicar esta primera escala cultural a Ginebra? Porque frecuentemente la tendréis como uno de los destinos más baratos a pocos días vista. Una escala en Ginebra os puede servir como trampolín a las regiones colindantes si sumáis billetes de autobús o tren. Además, sus céntricas estaciones harán que siempre podáis medir perfectamente cuánto tiempo tenéis para visitar atracciones antes de continuar el viaje. Yo insisto en dejar 12-24 horas entre dos billetes no conectados, evitando así sorpresas sobre retrasos en el primer tramo.

El Jet d'eau centra la atención del lago de Ginebra.
El Jet d’eau centra la atención del lago de Ginebra, aunque originariamente no era más que una válvula de seguridad de la red de energía hidráulica

Cómo sacar partido a 24 horas en Ginebra.

Pensar en Suiza es visualizar tu cartera vacía, pero Ginebra te sorprenderá en ese sentido. El ente de turismo de la ciudad se ha encargado de ponerlo fácil a todos los visitantes. Ir del aeropuerto al centro es gratuito en transporte público (simplemente debes recoger un ticket en la máquina de la zona de equipajes). Si te alojas en un hostal o hotel, recibirás también un pase gratuito de transporte público para toda tu estancia.

De todas formas, te recomiendo que eches un vistazo a la Geneva Pass. Estos pases incluyen transporte público y las principales atracciones de la ciudad. De hecho, con dos usos a veces ya está rentabilizada. Por ejemplo, el Museo Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja cuesta 15 francos, subir al teleférico son 13 francos y hacer una visita a pie, otros 15 francos. Todo esto lo puedes hacer cómodamente en un día con la tarjeta Geneve Pass que cuesta solo 20,80 francos (unos 19€) en temporada baja y 26 francos en temporada alta (unos 24,5€).

No dejes de visitar la web de turismo de la ciudad, pues hay siempre nuevas ofertas disponibles. Por ejemplo, están promocionando paquetes culturales que incluyen alojamiento, transporte público, una visita guiada, entradas al museo de la reforma y al MAMCO desde 47 francos suizos.

Es muy importante que tengas en cuenta los horarios de apertura. A pesar de la fama de madrugadores, la mayoría de museos abren a las 11 o 12 de la mañana (y con horarios cambiantes entre días). Por suerte, el de la Cruz Roja abre a las 10:00. No esperes que abran más allá de las 17:00 (los de arte contemporáneo y fotografía te acompañan hasta las 18:00).

Chaise Cassée en Ginebra, al lado de Naciones Unidas.
Chaise Cassée en Ginebra, al lado de Naciones Unidas.
sala dedicada al respeto a la vida e integridad humana
Gringo Cardia es el arquitecto que ha dado forma a la sala dedicada al respeto a la vida e integridad humana.

Museo de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Es tal vez una de mis visitas favoritas en Ginebra y por suerte no lo hice en mi primer viaje de 2012, ya que en 2013 la remodelaron por completo. El museo se ubica un poco alejado del centro histórico, pero se llega con facilidad en transporte público (líneas de bus 8, 20, 22 y 28), ya que se encuentra, ni más ni menos, que al lado de las Naciones Unidas. De todas formas, te recomiendo que te bajes algo antes y camines, aprovechando para admirar la Chaise Cassé (Silla Rota), una escultura que se mantiene en un delicado equilibrio y que ha ido reforzando su significado a lo largo del tiempo de la mano de Handicap International.

La remodelación del museo de llevó a cabo por parte de diferentes arquitectos del mundo. Se divide en tres bloques que abordan la dignidad humana, los vínculos familiares y los riesgos naturales. Para ello, recurren al testimonio de víctimas de todo tipo de índole. Cuenta con pasar aquí unas dos horas y prepárate para salir con los sentimientos removidos. El museo, también, conmemora a su fundador en su ciudad de origen, Ginebra, explicando la historia de la fundación.

Archivo de los desaparecidos
La reestructuración de los vínculos familiares es uno de los tres ejes de la exposición permanente.
El museo de la Cruz Roja y la Media Luna Roja repasa la historia de la institución humanitaria desde sus inicios
El museo de la Cruz Roja y la Media Luna Roja repasa la historia de la institución humanitaria desde sus inicios
Museo de la Cruz Roja y la Media Luna Roja
Entrada al museo de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en Ginebra.
A través de las exposiciones temporales del museo podrás adentrarte en más detalle en diferentes temáticas. Actualmente (hasta inicios de 2020) hay una sobre cartelería de la institución, pero es más habitual ver un eje conductor (temáticas como «prisión», «SIDA», el campo de guerra, procesos de paz… ).

Cultura y arte contemporáneas en Ginebra

Mi otro rincón favorito es el Bâtiment d’art contemporain (BAC), que ya he visitado en diferentes ocasiones. En el barrio de Jonction se aglutinan varios de los museos más relacionados con la cultura contemporánea bajo ese mismo techo. No te dejes desorientar por las diferentes entradas a los museos en un único edificio, y disfruta también de estas calles que recuerdan el pasado industrial del barrio que hoy se llena de edificios culturales, cafés y restaurantes.

El BAC Geneve
El BAC Geneve es el hub de la cultura contemporánea en Ginebra.
El Museo de Arte Moderno y Contemporáneo (MAMCO) es el que más protagonismo cobra dentro de una manzana dedicada a la cultura contemporánea. El MAMCO cierra los lunes y, por lo menos hasta final de año, es gratuito gracias a sus patrocinadores. Merece la pena dejarse caer siempre, pues a su colección permanente (muy experiencial en algunas obras) se añaden varias muestras temporales (¡hasta en la sala de taquillas!). Cuidado, ¡que abre a las 12 algunos días!

Justo al lado se encuentra el Centro de la Fotografía de Ginebra (CPG). En ella encontraréis una multitud de exposiciones temporales a lo largo del año, por lo que si eres un visitante frecuente a la ciudad, siempre encontrarás algo nuevo. La institución la fundaron 11 fotógrafos genoveses y ha ido evolucionando hasta el punto de ser responsable de varias publicaciones al año y de la trienal de fotografía que invade muchas de las instituciones culturales de Ginebra (¡la próxima será en 2022!), La entrada son 5 francos suizos y abre a las 11 de la mañana (cerrando los lunes).

Exposición temporal en el MAMCO
Quicksand 2 es una de las exposiciones temporal en el MAMCO, instalación de John M Armleder
Obras de Rosemarie Castoro expuestas en el MAMCO de Ginebra
El MAMCO reivindica el lugar de la mujer en la escena cultural y hace un esfuerzo por maximizar el talento femenino, incluyendo a piezas clave como la minimalista Rosemarie Castoro.
Obras de Rosemarie Castoro expuestas en el MAMCO de Ginebra
Obras de Rosemarie Castoro expuestas en el MAMCO de Ginebra
El tercer espacio es el Centro de Arte Contemporáneo (Centre para los amigos), que alberga obras de artistas actuales y en formatos más variados que el MAMCO (o al menos esa fue mi impresión. De hecho, su actual bienal se llamaba anterior mente International Video Week, lo cual ya es una declaración de interiores. En 2020 habrá una nueva oportunidad de disfrutar de una buena selección de videoarte nuevamente.

Pero sigue explorando el barrio ya que, a pocos metros de este gran hub de la cultura, encontrarás más galerías y espacios, como el Centro para la Edición Contemporánea (que es gratis). Además, algunas buenas recomendaciones para comer están a pocos pasos, sobre todo por el Boulevard de Saint-Georges y Avenue du Mail. Pero estas, y otras recomendaciones para comer en Ginebra, os las dejo para un siguiente post

David Lopez
Seguir David Lopez:

David López es el fundador del blog de viajes De Pronto A Bordo. Basado en Barcelona pero muy a menudo por Berlín. Ha estudiado diseño gráfico y de interiores, pero se ha redifinido bastante rápido como trotamundos. A punto de visitar su país número 34, tras haber vivido en 5 países europeos. Al ser las distancias en Europa muy cortas, ha empezado a explorar el mundo en 2012 de manera más espontánea, y ahora, escribe sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.